¿Qué es el derecho humanitario internacional?

Un intérprete de la ONU trabaja durante un debate sobre derecho internacional humanitario. (foto ONU/Loey Felipe)

Tan antiguo como la guerra, el derecho internacional humanitario ha servido a modo de árbitro en los conflictos bélicos y armados en todo el mundo. A pesar de que sus normas han cambiado a través de la historia, sus principios siguen siendo los mismos: la protección de la comunidad civil y el trato humano y digno de quienes la conforman.

Si bien a los trabajadores humanitarios que prestan servicios a las poblaciones afectadas por conflictos los cobija un conjunto de leyes que los protegen, algunas partes beligerantes violan estos acuerdos globales, con acciones como ataques a hospitales y escuelas, o impidiendo, mediante sitios o la destrucción de infraestructuras civiles, que esos trabajadores humanitarios lleguen a la población civil con bienes y servicios vitales.

El derecho internacional humanitario es tan antiguo como la guerra. Desde los pasajes de la Biblia y el Corán, hasta los códigos de caballería medievales europeos, este creciente conjunto de normas de enfrentamiento tiene por objeto limitar los efectos de un conflicto sobre la población civil o los no combatientes.

Pero ¿cuáles son exactamente las reglas de la guerra y qué ocurre cuando se infringen?

Reglas de la guerra

Para saber más sobre el derecho internacional humanitario, Noticias ONU habló con Eric Mongelard, de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH).

Las leyes representan «las normas mínimas para preservar la humanidad en algunas de las peores situaciones conocidas por la raza humana», dijo Mongelard, señalando que las normas de guerra se aplican desde el momento en que se inicia un conflicto armado.

Las leyes vigentes hoy en día se basan principalmente en los Convenios de Ginebra, el primero de los cuales precede a la ONU en casi 200 años.
¿Qué son los Convenios de Ginebra?
Tras la declaración de neutralidad internacional «perpetua» de Suiza en 1815, una guerra entre Austria y Francia en 1859, provoco que Henri Dunant, un ciudadano suizo que atendía a los heridos en el campo de batalla, propusiera lo que se convertiría en el Comité Internacional de Ayuda a los Heridos.

Poco después, este grupo se transformó en el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), seguido del Primer Convenio de Ginebra, firmado en 1864 por 16 naciones europeas. Desde entonces, han tenido lugar cuatro convenios y dos protoclos adicionales, y un número creciente de naciones los han adoptado:

Más de 180 Estados se han adherido a las convenciones de 1949

Aproximadamente 150 Estados son parte del Protocolo I y más de 145 son parte del Protocolo II

El Protocolo I amplió la protección de los Convenios de Ginebra y La Haya a las personas implicadas en guerras de «autodeterminación», redefinidas a partir de entonces como conflictos internacionales y permitieron el establecimiento de comisiones de investigación en casos de presuntas violaciones de la Convención

El Protocolo II amplió la protección de los derechos humanos a las personas implicadas en graves conflictos civiles que no estaban cubiertos por los acuerdos de 1949. (Por cierto, Estados Unidos no es parte del Protocolo II).

Las nuevas normas de guerra y protocolos de los Convenios de Ginebra se han desarrollado a medida que el armamento y los conflictos armados se han vuelto más sofisticados y siniestros.

También han surgido tratados internacionales para prohibir una serie de armas desencadenadas por conflictos del siglo XX, desde el uso de gas mostaza en las trincheras de la Primera Guerra Mundial hasta el lanzamiento aéreo de napalm en Vietnam. Estas convenciones vinculantes también obligan a los signatarios a respetar el derecho internacional humanitario.

Acabar con la impunidad

«Las violaciones graves del derecho internacional humanitario son crímenes de guerra», continuó. Como tales, todos los Estados tienen la obligación de tipificar como delito esas conductas, investigar y enjuiciar a los autores.

El Derecho Internacional Humanitario también puede violarse fuera de una guerra como tal. Mientras tanto, los crímenes de lesa humanidad nunca se han recogido en un tratado específico de derecho internacional, aunque el Estatuto de Roma ofrece el consenso más reciente de la comunidad internacional sobre lo que se puede incluir y también es el tratado que ofrece la lista más amplia de actos específicos que pueden constituir un crimen.

Cuando se producen violaciones, se han establecido mecanismos, desde los tribunales de las naciones Unidas para Camboya, Ruanda y la antigua Yugoslavia hasta esfuerzos nacionales como se vio en 2020 en la República Democrática del Congo, cuando un tribunal militar llevó ante la justicia a un criminal de guerra.

La Corte Penal Internacional, con sede en La Haya y creada por el Estatuto de Roma en 2002, también ha tenido jurisdicción sobre las denuncias de violaciones de derecho internacional humanitario.

Tribunal mundial

Siendo el primer tribunal penal mundial permanente creado para ayudar a poner fin a la impunidad de los autores de los crímenes más graves de trascendencia para la comunidad internacional, la Corte es una organización internacional independiente y no forma parte del sistema de las Naciones Unidas.

Sin embargo, tiene un vínculo directo con la ONU. El Fiscal de ese tribunal puede abrir casos o investigaciones remitidos por el Consejo de Seguridad de la ONU, por los Estados que forman parte del Estatuto de Roma, o basándose en información de fuentes fiables.

Aunque no todos los 193 Estados miembros de la ONU reconocen la Corte, el tribunal puede iniciar investigaciones y abrir casos relacionados con acusaciones desde cualquier parte del mundo. Se han visto casos y se han dictado sentencias sobre toda una serie de violaciones, desde el uso de la violación sexual como arma de guerra hasta el reclutamiento de niños como combatientes.

El tribunal está investigando actualmente 17 casos. Parte de su trabajo consiste en emitir órdenes de detención contra presuntos autores. Esto incluye una orden pendiente contra el presidente ruso Vladimir Putin en relación con la invasión a gran escala de Ucrania por su país.

Todo el mundo puede contribuir

Aunque el derecho internacional humanitario rige a las partes beligerantes en un conflicto, el público general tiene un papel importante que desempeñar, dijo Mongelard.

Advirtió que deshumanizar a un grupo de personas puede enviar un mensaje a las fuerzas armadas de los alrededores de que «algunas violaciones estarían bien».

«Una cosa importante es evitar la deshumanización del otro o del enemigo, evitar la incitación al odio y a la violencia», afirmó. «Ahí es donde el público en general puede contribuir».

En cuanto a las organizaciones internacionales, poco después de que estallara el conflicto Israel-Gaza el 7 de octubre, el tribunal abrió una investigación en curso, habilitando un enlace para proporcionar la presentación de denuncias de crímenes de guerra, crímenes de lesa humanidad, genocidio y agresión, que violan el derecho internacional humanitario.

El coordinador de Ayuda de Emergencia de la ONU, Martin Khan, recordó al Consejo de Seguridad de la ONU las obligaciones de las partes beligerantes en la crisis entre Israel y Gaza: “Hay reglas sencillas de la guerra», y añadió que «las partes en un conflicto armado deben proteger a los civiles».

De la misma manera, el director regional de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para el Mediterráneo Oriental, Ahmed Al Mandhari, habló con Noticias ONU tras el bombardeo de un hospital de Gaza.

«La atención sanitaria no es un blanco, y no debería serlo», «La OMS hace un llamamiento a todas las partes en conflicto a que se adhieran al derecho internacional humanitario» y «protejan a los civiles» junto con «los profesionales sanitarios que están sobre el terreno y las ambulancias».

Swisslatin / ONU Noticias (04.11.2023)



Entradas relacionadas