Comisión del Océano Antártico: Greenpeace insta a avanzar en la protección de los océanos

Cifras preliminares alarmantes mostraron que el hielo marino de la Antártida probablemente había alcanzado el máximo invernal, más de un millón de kilómetros cuadrados. (foto Greenpeace)

En vísperas de la próxima reunión de la Comisión para la Conservación de los Recursos Vivos Marinos Antárticos (CCRVMA), que comenzará el lunes 16 de octubre, Greenpeace advierte que la organización seguirá incumpliendo su responsabilidad en la conservación de la Antártida . Cada año, la CCRVMA puede acordar nuevas licencias de pesca, pero en lo que respecta a la protección marina, nunca ha logrado trazar un camino claro hacia las nuevas áreas protegidas prometidas desde hace mucho tiempo. No hay señales de que esto vaya a cambiar en 2023 después de la fallida reunión especial sobre Áreas Marinas Protegidas (AMP) en junio.

Si bien la Comisión no brinda protección, las amenazas que enfrenta la Antártida continúan empeorando. La presión de la pesca industrial, el calentamiento de los océanos y la contaminación continúan amenazando a la Antártida, y no hay señales de que estas presiones disminuyan.

Jehki Härkönen, asesor de política oceánica de Greenpeace Internacional, afirmó:
“Todos los años en la CCRVMA es la misma historia. Desde hace seis años, todos los avances están bloqueados y no se ha creado ninguna nueva AMP, porque el sistema de toma de decisiones por consenso permite a los estados miembros vetar cualquier propuesta. Ya hemos perdido bastante tiempo. Si la CCRVMA se toma en serio la conservación de los ecosistemas marinos antárticos, como lo establece su mandato, y hace una contribución importante para proteger el 30% de los océanos para 2030, los estados miembros deben dar un paso adelante y dejar claras sus prioridades.”

Los santuarios marinos fomentan la biodiversidad vital y brindan seguridad alimentaria a los miles de millones de personas que dependen de nuestros océanos. Al garantizar la resiliencia de los ecosistemas frente al cambio climático en rápida escalada, las AMP son esenciales para abordar la crisis climática. Pero en la actualidad, menos del 5% del Océano Austral está completamente protegido, a pesar del compromiso de la Comisión de haber completado una red representativa de áreas marinas protegidas para 2012.

A finales de septiembre, nuevas cifras preliminares alarmantes mostraron que el hielo marino de la Antártida probablemente había alcanzado el máximo invernal, más de un millón de kilómetros cuadrados (386.000 millas cuadradas) por debajo del récord anterior establecido en 1986, exponiendo el daño causado por el cambio climático en una de las regiones más frágiles pero cruciales de la Tierra.

Swisslatin / Greenpeace Prensa (14.10.2023)



Entradas relacionadas