Estrategia del CICR 2024-2027: la brújula de su acción para los próximos cuatro años

La nueva estrategia institucional del CICR ha sido pensada para responder a un número creciente de retos humanitarios. (foto CICR)

El escenario sociopolítico mundial atraviesa transformaciones significativas, desde la época posterior a la Segunda Guerra Mundial y las pugnas de la Guerra Fría. El mundo se está volviendo multipolar, fragmentado y dividido, lo que da lugar a enfrentamientos cada vez más numerosos y multidimensionales.

La estrategia reafirma el papel central del CICR de prestar protección y asistencia a las personas afectadas por conflictos armados y otras situaciones de violencia. Nuestro objetivo es sostener con firmeza el derecho internacional humanitario en el diálogo con los Estados y con grupos armados no estatales.

Lo que tenemos delante

  • La proliferación de actores armados, sumada a la alta intensidad de los conflictos, crea problemas de seguridad y protección significativos para las organizaciones humanitarias. Y esos problemas se acentúan con los discursos y las actitudes de odio, la difusión de información errónea y la desinformación.
  • Además, las nuevas tecnologías, la inteligencia artificial, la guerra cibernética, las armas autónomas y la digitalización de los conflictos crean campos de batalla físicos y digitales complejos, con líneas de separación difusas entre las esferas militar y civil
  • Asimismo, los efectos críticos del cambio climático se aceleran y agravan las condiciones dramáticas que ya padecen las comunidades afectadas por conflictos.
  • Por último, la financiación de la acción humanitaria sufre reducciones significativas y atraviesa un cambio de paradigma.

Las orientaciones estratégicas para los próximos cuatro años

El CICR acoge los profundos cambios que están produciéndose en cuanto a los retos, las perspectivas y los métodos de trabajo que caracterizan el mundo de la acción humanitaria.

Nos fijamos orientaciones prioritarias que reflejan la determinación de concentrarnos en los aspectos principales de nuestro mandato, con la creencia de que la claridad de objetivos es la mejor manera de prepararnos para tener una incidencia significativa en tiempos de incertidumbre.

  • Defender la centralidad de la protección y el papel de intermediario neutral. Los Estados y los actores no estatales cumplen las obligaciones que tienen en virtud del DIH y defienden los derechos de las personas, preservando la vida, la seguridad, la dignidad y el bienestar físico y mental de las personas afectadas por conflictos armados y otras situaciones de violencia.
  • Promover el derecho internacional humanitario como prioridad política mundial. El costo humano de la guerra se reduce al promover el DIH, elevarlo a una prioridad política mundial y reforzar el consenso en torno a las normas aplicables a los conflictos armados, así como a los límites impuestos a los métodos y medios de guerra.
  • Reforzar la incidencia de la respuesta en las etapas agudas de los conflictos, en los conflictos prolongados y en otras situaciones de violencia
    Las necesidades específicas de las personas afectadas por conflictos armados son atendidas de manera oportuna y pertinente. La respuesta toma en cuenta la naturaleza de la situación, las etapas del conflicto, las vulnerabilidades y las aptitudes de las personas afectadas, y las capacidades de los actores locales e internacionales.
  • Afirmar nuestra identidad dentro del Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja
    El Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja es una fuerza que lidera la defensa de la humanidad y promueve una acción humanitaria basada en principios, eficaz y cooperativa, y su incidencia colectiva en todo el espectro de crisis, desde conflictos armados hasta desastre naturales o de otra índole.
  • Un nuevo humanitarismo para un mundo en evolución. Los profundos cambios políticos y sociales que se producen a nivel mundial, los paradigmas cambiantes de la guerra y la paz y los debates acerca de la importancia de apoyar y facilitar la acción humanitaria local exigen una reevaluación de las mentalidades, las políticas y las prácticas.

PARA LEER LA ESTRATEGIA DEL CICR 2024-2027, HAGA CLIC AQUÍ

Swisslatin / CICR  (21.12.2023)



Entradas relacionadas